Catedral de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)




Iconografía del ábside


Las escenas esculpidas en la cabecera están dedicadas a la Trinidad, a la Virgen y a Cristo: la zona central tiene como tema la Trinidad; a ambos lados se desarrollan las escenas sobre Cristo, en el lado norte, y sobre la Virgen, en el lado sur.




El rey David tocando el violín

En la parte inferior del conjunto de motivos sobre la Trinidad y justo en la parte central del deambulatorio aparece la figura del rey David tocando el violín. Ocupa el lugar más relevante del deambulatorio (el centro) y el más significativo (la parte más baja, es decir, la raíz, el origen del conjunto escultórico). El rey David es, pues, centro y raíz del mensaje simbólico que se nos quiere hacer llegar. Es el rey (el dios) de la música. La música, por lo tanto, está en LA BASE del planteamiento iconográfico de este templo. La imagen de David tocando un instrumento se repite en muchos centros religiosos medievales, como, por ejemplo, en un capitel de la catedral de Jaca (Huesca).


La columna central, en la que destaca, abajo de todo, la figura del rey David tocando un instrumento

La música tiene una gran importancia en los sistemas de creencias, muchas veces asociada a otras disciplinas, como las matemáticas y la geometría. Es así que el maestro constructor de los templos religiosos debería también conocer el arte de la música para aplicar correctamente las proporciones basadas en las medidas de la armonía musical y de la aritmética y de la geometría. Se lograba también transformar el edificio de la iglesia en un resonante acústico impresionante, donde los cantos se percibían como una forma de música celestial.

Para los egipcios, la música modificaba la realidad y servía para curar enfermedades. Los griegos creían que la música influía sobre los estados de conciencia, tal como afirma Platón. Por su parte, Pitágoras (siglo VI a.n.e.) mantiene que la música cura las enfermedades y que está íntimamente relacionada con los astros y los colores: “hay geometría en el canturreo de las cuerdas; hay música en el espacio que separa las esferas”.

Algunas melodías musicales sirven para entrar en trance. Actualmente lo podemos apreciar en los ritos africanos, tanto de tribus del continente como de los colectivos descendientes de los esclavos que fueron llevados a América. También en la música de los indios americanos. Parece, incluso, que el origen de la música, en la Prehistoria, era como medio para inducir a estados alterados de conciencia.


El rey David

David tocando un instrumento es la figura emblemática del templo de Santo Domingo, tanto por su belleza como por su posición central y radical, y porque es mucho más grande (por lo tanto, su mensaje es mucho más importante) que la mayoría de las figuras representadas en esta catedral.

El viento del norte despertaba al rey David por las noches. Entonces surgía una llama del altar inferior y se abrían las puertas del Jardín del Edén. La llama se extendía por las cuatro direcciones del mundo y entraba “bajo las alas de ese gallo que canta”. Esto se describe en el Zohar, uno de las obras centrales de la corriente cabalística del judaísmo y como tal difícil de interpretar. Pero llama la atención la importancia que en Santo Domingo tiene el gallo y que, según el Zohar, la llama de la música “entra bajo las alas de ese gallo que canta”. Posiblemente la leyenda del gallo de Santo Domingo hace referencia a algo mucho más profundo que lo que nos están contando. En las culturas precristianas, el gallo que canta, anuncia el nuevo día, es el mensajero de la vida, que vuelve a renacer.

Por encima del rey David, otra figura sugerente: unos motivos vegetales con una figura desnuda y bailando tiene un aire oriental muy marcado. Es la naturaleza, la música y el baile. La cultura hindú también destaca por la importancia que da a la música.

La bailarina, colocada sobre la figura del rey David





La Trinidad

Las imágenes representan a Dios con el Niño en su regazo debajo de la paloma (Espíritu Santo). Junto a ellos, el águila que representa a san Juan con un texto en sus patas que dice “In principio”, en alusión al texto “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, el Verbo era Dios”.


Dios con el Niño. Debajo, una cruz templaria


La Anunciación significa la conversión del Verbo en carne. Hay una imagen de la Virgen sedente, aunque la cabeza ha desaparecido. Un arcángel Gabriel aparece en el pilar VI.

En la base del pilar tenemos a Juan Bautista mirando hacia arriba y señalando con el dedo al Verbo. El tamaño de Juan Bautista es similar al de David, situados ambos simétricamente en la parte central del ábside. El rey David, en la parte más baja de la columna,  nos indica que la música es la raíz del mensaje iconográfico de este templo, mientras que Juan Bautista (el que da una nueva vida con el rito del agua) señala hacia arriba, hacia el plano superior.


Juan Bautista señalando con el dedo
La columna con Juan Bautista en la parte inferior

A la figura del profeta Isaías le faltan la cabeza y las manos. Por encima, Gabriel interviene en la Anunciación y más arriba tenemos otro ángel. La Virgen de la escena de la Anunciación está en otro pilar, como dijimos antes.


Ángel y, debajo, san Gabriel.

Isaías (siglo VIII a.n.e.) fue uno de los profetas de Israel más importantes. Sus temas son el renacer de Israel y de Jerusalén después del destierro del pueblo hebreo a Babilonia.

El “árbol de Jesé”, presidido por la Trinidad. Jesé era el padre de David. El árbol de Jesé es el árbol genealógico de Jesucristo. El profeta Isaías anuncia que "saldrá un vástago del tronco de Isaí (Jesé), y un retoño de sus raíces brotará". En la tradición hindú, Brahma (que en sánscrito quiere decir 'evolución' o 'desarrollo'), el creador de todas las cosas, nace de un loto.

La parábola de las Vírgenes Sabias y las Vírgenes Necias. Por encima, los 24 ancianos del Apocalipsis, con instrumentos musicales y redomas.


Las Vírgenes Necias con los cántaros boca abajo. Por encima, los Ancianos del Apocalipsis


Las Vírgenes Sabias, sosteniendo sus cántaros. Por encima, los Ancianos del Apocalipsis





La segunda venida de Cristo

La escenificación sigue los evangelios de Mateo y Lucas. Cristo con las llagas en sus manos dentro de una mandorla y a su alrededor los tetramorfos. Personajes con libros y bastones son los elegidos por los ángeles.

Cristo con las llagas en sus manos

Los ángeles y los personajes elegidos, a continuación del Cristo en la mandorla.





La Virgen

Escena de la Asunción a los cielos. La Virgen tumbada y en el interior de una mandorla, es transportada por los ángeles. En otra escena, la Virgen aparece muerta mientras su alma es llevada al cielo por los ángeles.

También hay escenas de la vida de la Virgen en todo el deambulatorio.

La Asunción de la Virgen




Otros motivos

En los capiteles-faja del presbiterio encontramos la escena del llamamiento a los apóstoles y la historia de Job.

En la conversión de los apóstoles aparece una barca y unos hombres pescando con red; otro personaje sale de la barca (posiblemente Pedro) y se dirige hacia alguien que le llama, Cristo. En otro capitel se representa una escena parecida, posiblemente con los hijos de Zebedeo. Las capillas del deambulatorio están dedicadas a apóstoles de Cristo.


El llamamiento a los Apóstoles


El llamamiento a los Apóstoles

La presencia de Job en Santo Domingo de la Calzada es muy discutida por los investigadores. Los que la afirman, interpretan que Dios señala a un personaje recostado y sostenido por un ángel, como indicándole al diablo la resistencia de Job ante las desgracias y tentaciones.


La historia de Job

Otros temas son los motivos zoomórficos y las cabezas de personas, de una gran belleza y valor artístico. Un atlante aparece tras la escena de la Venida de Cristo, junto con una serie de monstruos atrapados por la vegetación.

Atlante


Bestiario medieval y motivos vegetales





Bestiario medieval y motivos vegetales




Bestiario medieval y motivos vegetales


Bestiario medieval




Personaje mordido por dos serpientes. Las serpientes son las portadoras de la sabiduría



Bestiario medieval


Sansón y los leones o, en las religiones precristianas, el dios de los animales.



Las conchas. Estamos en el Camino de Santiago


Una imagen románica del siglo XIII preside la capilla central de la cabecera del templo.


Imagen del siglo XIII





Virgen con Niño de la foto anterior